¡¡Gracias!!

Deja un comentario

Archivado bajo Turismo

Este fin de semana vamos a Ribadeo… Después de Asturias

No es mucho tiempo del que dispongo.

Tengo reservado para dormir en un sitio encantador. El lugar es una casa rural que se llama “A Cortiña de Cantalarrana”. Es como dormir en un hogar, una casa divina decorada con mucha calidez, y, si salimos a la calle podemos reposar en el precioso jardín y la huerta.

A Cortiña de Cantalarrana

A Cortiña de Cantalarrana

A Cortiña de Cantalarrana

A Cortiña de Cantalarrana

A Cortiña de Cantalarrana

A Cortiña de Cantalarrana

A Cortiña de Cantalarrana

A Cortiña de Cantalarrana

A Cortiña de Cantalarrana

A Cortiña de Cantalarrana

Además de disfrutar de la tranquilidad del lugar y descansar en la casa rural voy a dar un paseo y, conozco la Diadema de Ribadeo que es una joya de arte galaico, es uno de los hallazgos de la cultura celta.

Visito la antigua catedral de Santa María del Campo del s.VII, el convento de Santa Clara, la Torre de los Moreno o el Pazo de los Ibañez.

Todo esto es historia, como historia es el brazo de gitano de las Clarisas. Aunque hoy también es una delicia para nuestro paladar, no lo hacen tan casero.

No dejo de ir a un sitio que me de fuerzas. Este lugar es la playa, pero en esta ocasión, además del mar, la arena, el yodo… Hoy voy a una playa preciosa, es la ¡playa de las Catedrales!.

Playa de las Catedrales

Playa de las Catedrales

Playa de las Catedrales

Playa de las Catedrales

Playa de las Catedrales

Playa de las Catedrales

Playa de las Catedrales

Playa de las Catedrales

Playa de las Catedrales

Playa de las Catedrales

Parece como que grandes arquitectos han diseñado muchas catedrales en un sitio natural con solana de arena.  Son góticas, románicas… Hechas de rocas, en donde la mano de obra fue hecha por las olas.

El aperitivo/comida lo tomo en Casa Villaronta (una tasquita) donde pido unas tapas de pulpo y calamares con unas palomitas de ribeiro.

Palomitas

Palomitas

Otro lugar para ver y gozar, ya que busco silencio y paisaje, es el Faro de Illa Pancha, situado en la isla como su nombre indica y, en la ría de Ribadeo. Puedes acceder a el por un puente, e incluso voy de noche, pues me gusta el destello de sus luces en la oscuridad.

Faro

Faro

Vistas del Faro

Vistas del Faro

Alrededores del Faro

Alrededores del Faro

Gaviota en Ribadeo

Gaviota en Ribadeo

Faro

Faro

Fuerte en Ribadeo

Fuerte en Ribadeo

Es muy bueno para cenar el restaurante de San Miguel en el Puerto Porcillan, situado debajo del Puente de los Santos. Como almejas de Castropol y Rodaballo, de postre un biscuit de higos magnifico. Para beber pido un albariño.

Restaurante San Miguel

Restaurante San Miguel

Vistas desde el puerto

Vistas desde el puerto

Puerto

Puerto

Puerto

Puerto

Puerto

Puerto

Una vez que he cenado voy a descansar a mi “Cantalarrana”. El desayuno, al día siguiente es de los de pueblo: sano y copioso.

Y… Aunque dice un amigo que la calma no es lo mío ya que soy como un vendaval. Descansé y se me fue el mal.

Deja un comentario

Archivado bajo Escapada, Fin de Semana, Turismo

Una parte de Extremadura…

Comenzamos en Las Hurdes que como decía Unamuno “Las Hurdes empiezan donde acaba la fantasía del sueño”

Las Hurdes

Las Hurdes

Al caminar por la zona me encuentro con paisajes llenos de pizarras, la alegría del agua que  chiquillea entre la dureza del terreno. Todo ello es un susurro y nos deja tranquilidad. Susurros del agua, susurros de la arboleda de fresnos, acebos, castaños, madroños, enebros, tejos… Me apacigua.

Fresno

Fresno

Si hablamos de comer, degusto sin falta una caldereta de lechazo. Es algo que uno no puede perder. Tenemos costumbre del lechazo asado, pero cocinado así es como una divinidad, si te lo hacen al fuego sobre leña cortada en troncos, en una cazuela de barro y guisado. Es un manjar que no olvidaré. De postre elijo un singular queso de cabra. Lo mojamos con un vino de los tantos que hay en Extremadura.

A veces, como jugando al escondite, te aparecen cabras montesas, linces, cigüeñas negras, etc. Están protegidas.

Cigüeña Negra

Cabra Montesa

Acabo de dar mi vuelta, que aconsejo hacer en un todo terreno, porque el lugar es propicio; no marcho sin comprar aceite de la denominación de origen Gata-Hurdes. Yo se que cuando esté en casa lo agradeceré y además el olor me transportará.

Camino de Cáceres capital, me desvío a Casar de Cáceres y compro una torta de queso. La dejo calentar a temperatura ambiente, la abro la tapa y con una cuchara la meto en la boca y lo paladeo. Los cardos le dan una textura sensual.

De nuevo tomo el camino a la ciudad.  Voy a dormir en el Parador, el cual se encuentra en la ciudad vieja. Es una maravilla, era el antiguo palacio de Torreorgaz. Se presenta con una puerta de dintel y escudo barroco. Esta situada al lado del callejón de Doña Lola.

Callejón de Doña Lola

Parador de Cáceres

Parador de Cáceres

Parador de Cáceres habitación

Después de un suculento desayuno “tipo Parador”, me paseo por la Catedral de Santa María, el Palacio de las Veletas, la Casa del Sol, La Torre de Bucajo o el Arco de la Estrella.

Ciudad monumental de Cáceres

Ciudad monumental de Cáceres

Ciudad monumental de Cáceres

Ciudad monumental de Cáceres

Ciudad monumental de Cáceres

Ciudad monumental de Cáceres

Ciudad monumental de Cáceres

Ciudad monumental de Cáceres

Ciudad monumental de Cáceres

Cáceres

Soy muy feliz por estar en una tierra bella, monumental y campechana. No dejo de tomar un vinito de Monasterio de Tendudia y unos higos bañados en chocolate de productos La Higuera en honor a los extremeños y a mi persona. ¡Salud!

Higos bañados en Chocolate

Deja un comentario

Archivado bajo Escapada, Fin de Semana, Turismo

Sueño con Marrakech…

Llego a esta ciudad imperial de Marruecos llena de bullicio y a la vez tranquila. Llego de la mano de un hombre atento, conversador, simpático y cálido. Un hombre que no compite conmigo, que me acepta como voy siendo y como estoy siendo. Un hombre que no pregunta lo que es el amor ni el enamoramiento. El lo sabe. Los dos solos y, por una semana. Después la vida sigue…

Para poder estar a esta altura me puedo hospedar en cualquier hotel, pero creo que el mejor en este sueño, es del de “La Mamounia”.

Hotel La Mamounia

La Mamounia Habitación

Comienza la locura con sus jardines en plena Medina de Marrakech. Las habitaciones con balcón tienen vistas, sea a los jardines, sea a la Medina o a la Mezquita de Koutoubia (divina por su parte).

Mezquita de Koutoubia

Elijo el sitio por su romanticismo y a la vez por lo elegante y exótico. El SPA es el mejor del mundo, las habitaciones son tan maravillosas que te sientes en una nube. “Está lleno de caramelos de corazones…”

SPA La Mamounia

Esto es para hacerlo al menos una vez en la vida.

Las amenities son exclusivas. Todo tiene un gran diseño. Estás muy agustito y al final no sabes si enamorarte del hombre o del hotel.

Para comer voy al Riad Tamsna, con su menú Mediterráneo-Marroquí de primera calidad, su selección de vinos y la música Jazz. Este es uno de los restaurantes más elegantes de Marrakech y se encuentra en el corazón de la exclusiva Palmeraie.

Restaurante Riad Tamsna

Restaurante Riad Tamsna

Paseo por la Medina o Ciudad Roja, llamada así por el color de sus edificios, por la Plaza Djemaa el Fnaa, los zocos, la Mezquita Koutoubia rodeada de magníficos Rosales.

Muros de la Medina

Zapatillas en Marrakech

Frutos secos en el Zoco

Especias en el Zoco

Voy a ver las tumbas Saadies, donde están enterrados los sultanes al lado del Palacio Real.

Entre tanto y entre distintos días, hay una obligación: ir a El Rial Medina Mayuraa, casa auténtica de pastelitos típicos, como los cuernos de gacela hechos de crema de almendras y azahar.

Cuernos de Gacela de Marrakech

Para ir de compras podemos aprovechar el personal shopper del hotel, nos va a ser de mucha utilidad (je, je).

1 comentario

Archivado bajo Turismo, Viaje Largo

…Cascáis y alrededores…

Añoranza es lo que siento yo por estas tierras. He de decir que desde Lisboa en adelante, una vez paso el Palacio de Belén, todo es melancolía con un pasado brillante y un presente señorial.  Los valores no parecen actuales, son educados y conservadores.  Todo esto hace un caldo alegre compuesto por las personas, la naturaleza y el patrimonio artístico.

Cuando voy duermo en Estoril. Me quedo en el hotel Palacio de Estoril. Tiene ochenta años, y su historia y conspiraciones son tan grandes que tendría que escribir por lo menos un libro completo. Hoy es un hotel actual, del s.XXI, renovado, donde le han sabido dejar el sabor de muchas épocas.

Hotel Palacio Estoril

Hotel Palacio Estoril

Habitación Estoril

Habitación Palacio Estoril

En Estoril tenemos un gran casino, personalmente yo lo paso de puntillas pues el juego no es lo mío. Prefiero pasear al aire libre por la playa de Poça o la de Das Moitas, o incluso irme a Cascáis a la de Mota o playa del Abano.

Playa Estoril

Playa Estoril

Cascáis tiene una bahía maravillosa, donde puedo comparar el colorido del pueblo pescador y sus barquitas con el contraste de la localidad cosmopolita, llena de yates.

Cascais

Cascáis Muelle y Playa

Me gusta pasearme por el entramado de calles con casitas blancas, admirar a la gente en las tiendas tan particulares, en los bares y en sus restaurantes.

El paseo te puede llevar hasta el Fuerte, el Museo del Mar o al Museo de Conde Castro de Guimaraes.

Faro y Fuerte Cascáis

Faro y Fuerte Cascáis

Ceno en El O Faroleiro, en Guincho, que además de su gran playa tiene unos buenísimos restaurantes. En este que estoy puedo probar toda clase de comida portuguesa y donde el pescado y el marisco en todas sus formas tiene un gran destacado. Hoy como un arroz de marisco. Para beber es bueno el vino típico de garrafa y en este caso el blanco.

Guincho

Guincho

O Faroleiro

O Faroleiro

Una vez que tengo el sentido del gusto satisfecho voy a dormir y, al día siguiente a Sintra. Me paso gran parte del día viendo el Palacio de Pena, aunque reconozco que podría haber visto otros muchos, pero para mi es el más romántico. El palacio se eleva  sobre la bonita ciudad de Sintra, como una visión de ensueño. Es una arquitectura de estilo romántico portugués, rodeado de un gran parque con plantas de lo más exótico.

Sintra Entrada Palacio de Pena

Sintra Entrada Palacio de Pena

Sintra Palacio de Pena detalle

Sintra Palacio de Pena detalle

Sintra Palacio de Pena vista general

Sintra Palacio de Pena vista general

Sintra Palacio de Pena

Sintra Palacio de Pena

Pazos do concelho Sintra

Pazos do Concelho Sintra

Es como estar metido en un sueño, el sueño de Fernando de Sajonia. Cuando estás allí te sientes observado por alguien, creo que es él pues cuida sus posesiones o sus conquistas. Hay que respetarle, ya que las conquistas que uno tiene son adquiridas porque uno quiere, y, el que las obtuvo sabe como administrarlas pues forman parte de su vida…

Deja un comentario

Archivado bajo Escapada, Turismo

Villagarcía de Arousa…

Me voy unos días de descanso a Galicia.

He pensado quedarme en Villagarcía porque es una ciudad bonita, tranquila, con un clima estupendo, donde se puede comer con placer y, además está emplazada en un lugar estratégico para poderme desplazar con cierta comodidad a otros lugares cercanos de las Rías Bajas.

Me quedo en un pazo típico de los gallegos que se llama “Pazo O´Rial”, es del s.XVII, dispone de una capilla preciosa y está muy bien acondicionado para descansar.

Pazo O'Rial

Pazo O'Rial

Puedo ir a pasear por la playa, que a estas alturas ya sabréis que es una de mis debilidades más profundas. Tenemos en la misma ciudad la de La Concha y seguido la de Compostela que llega hasta la parroquia de El Carril. Con unas vistas estupendas y además un paseo al pie de las mismas por si no te quieres manchar de arena.  La caminata merece la pena, sobre todo cuando se está poniendo el sol. Es una vista que queda guardada en el alma y, si cerramos los ojos también queda guardado el olor a salitre.  El olor te hace después de mucho tiempo estar donde no estás y sentir el mismo placer.

Paseo de Villagarcía a El Carril

Anocheciendo...

Vistas del paseo

Hay muchas cosas de las que hablar, unas de ellas son sus fiestas. Por desgracia no siempre coinciden, pero el que tenga ocasión que esté allí el 16 de Agosto, se celebra la Fiesta del Agua, es de interés Nacional. Aconsejo ir resguardado, porque como su propio nombre indica algo mojadito ya que sales.

Merece la pena visitar el casco urbano, ver el Pazo de Vista Alegre del s.XVI o el de Rubians del s.XVII, la Iglesia de Santiago de estilo Plateresco o la de San Martín de estilo Románico.

San Martín de Sobran

Interior de Iglesia de San Martín de Sobran

Después de esto voy a cenar marisquito a El Carril. Me acerco donde acostumbro, a la Taberna do Carril, se come gustosamente manjares de la tierra.

Barcas en El Carril

Al día siguiente tengo pensado ir a Cambados. Paseo por el barrio de Santo Tomé, visitando toda la zona monumental y acabo en la torre que vigila toda la ría de Arousa.

Cambados...

Cambados...

Otro de los circuitos, como soy un poco borrachina, que voy a hacer, es la ruta del vino de denominación de origen de Rias Baixas. Las bodegas de Martín Codax son las más conocidas, pero la bodega de Gil Armada y la de Palacio de Felinares son igualmente excelentes.

Bodegas Martín Codax

Bodega Gil Armada

Una vez visto esto, estoy muy cansada y me gusta comer en un furacho a tomar unas tapas de chorizo, oreja de cerdo, morros, tortilla, zorza y empanada, todo regado con unas palomitas.

Furacho

Estamos un poquito contentos y vamos a dormir la siesta a nuestro pazo.

“Que me quiten lo bailao”. Esto si me lo quitarán, pero esos kilitos de más que yo he cogido en varias ocasiones en las que he venido a estas tierras me recuerdan Galicia y me dicen ¡Cuidado!

Cuantas veces yo pensé en volver…

Deja un comentario

Archivado bajo Escapada, Turismo

…Toledo…

Hablar de Toledo, para mi, es impregnarme de leyendas, abrir los pulmones y respirar historia por todas partes. En cuanto llegas, ya sus murallas comienzan a narrarte las anécdotas que invaden cada esquina de esta ciudad.

Toledo...

Y  es que no es de extrañar ya que quizá el haber albergado durante siglos a las tres culturas (Judía, Cristiana y Musulmana), le hizo ser propensa a ello.

Antes de adentrarme en sus calles dejo las maletas en el hotel y admiro su belleza desde fuera. Me quedo en el AC Ciudad de Toledo. Y desde la terraza de mi habitación, tranquilamente echo un último vistazo antes de emprender mi aventura…

AC Ciudad de Toledo

Hotel AC Ciudad de Toledo

Entro por la Puerta de la Bisagra que fue edificada sobre una antigua puerta árabe por el arquitecto Covarrubias. Subo despacito por la calle de las Carretas, ya que está en cuesta, y disfruto de las vistas. Y ¡Por fin! Llego a la Plaza Zocodover. Esta es el centro de la ciudad, desde ella podemos ir accediendo a todos los lugares que debemos ir viendo.

Puerta de la Bisagra

Entrada a Plaza Zocodover con Cervantes

Vistas de la Calle Carretas

Sigo mi paseo por los alrededores del Alcazar que hoy en día alberga la Biblioteca de Castilla La Mancha, dónde hay una sala de Incunables digna de visitar si se tiene la oportunidad.  También es Museo del Ejército.

Después llego hasta la Santa Iglesia Catedral Primada. Esta comienza a construirse en el s.XIII sobre los cimientos de la Catedral Visigoda del s. VI. (Que también, ¡Cómo no! Fue utilizada como mezquita).  Es de estilo Gótico con influencia francesa.  Algo digno de mencionar de este edificio son las Mitras de los Cardenales colgadas de sus techos.  Se dice que cuelgan mientras su dueño terrenal está en el Purgatorio,  una vez este llega al cielo caen al suelo de la Catedral. Es  curioso… ¡Qué pocos han caído en tantísimos años…!

Catedral de Toledo de noche

Catedral de Toledo de día

Más tarde visito la Iglesia de Santo Tomé para enloquecer con El Entierro del Conde Orgaz. Maravillosa obra del Greco… Aquí pierdo la noción del tiempo y cuando me quiero dar cuenta es de noche.

Entierro del Conde Orgaz. El Greco

Una vez caído el sol parece que estamos en un sitio distinto. La ciudad cambia.  He quedado en “Entorno Toledo”; una empresa en la que historiadores, profesores de universidad o investigadores te llevan por las calles descubriéndote todo aquello que se esconde tras sus muros. Recomiendo el recorrido llamado “Leyendas, curiosidades y anécdotas”. Es un compendio de todos los demás y te deja con ganas de volver…

Calle de Toledo

Y hablando de volver… ya es hora de descansar. Así que vuelvo al hotel donde pido la cena en la habitación. En mi terraza. Donde vuelvo a disfrutar de las vistas de esta ciudad encantada, rodeada por El Tajo.

Toledo y El Tajo

… Un fuerte viento se levanta, me asomo y veo a La Cava que espera a Don Rodrigo, como alma en pena, desde su Torre…

Baño de La Cava

Toledo...

Deja un comentario

Archivado bajo Escapada, Fin de Semana, Turismo